Franja Visual Radio

Martes, 17 Abril 2012 20:22

El paciente usuario de prótesis ocular

Valora este artículo
(0 votos)
 

Franja Visual Vol.1 No.2 Págs. 8 y 13 1989

 

COLMENARES, David M.
Optómetra Universidad de La Salle 1988

 

FRANJA VISUAL ha creído de vital importancia exponer a continuación el manejo del paciente usuario de Prótesis Ocular para que en el caso de que un individuo de estas características llegue a nuestra consulta, podamos tratarlo y orientarlo de la mejor manera.

Después de la cirugía, el paciente es remitido a nosotros generalmente a las tres o cuatro semanas para ser adaptado y prestarle los cuidados necesarios durante los años venideros.

Nuestra meta inmediata es devolver a un estado de normalidad el paciente, tan rápido como nos sea posible y darle una orientación adecuada para el manejo de la prótesis.

 

CUIDADO FÍSICO

Es aconsejable que la prótesis sea pulida una vez al año para remover materiales que se adhieren a las superficies irritando y lacerando el tejido; puliéndola también hacemos que la prótesis brille y no dé una apariencia antiestética.

Cuando la prótesis no se use, debe guardarse en solución salina o agua destilada y durante el uso, una o dos gotas de solución lubricante con base química de metil celulosa (Liquifilm), puede colocarse en la superficie para disminuir el aumento de las secreciones, dando mayor confort. Si hay secreciones, el uso de lágrimas artificiales puede aliviar la irritación; sin embargo debemos buscar las posibles causas.

Una pregunta usual de estos pacientes es: ¿debe ser removida la prótesis para limpiarla? Si es así, ¿con qué frecuencia?.

La experiencia de algunos pacientes con la remoción diaria es que causa irritación y aumento de las secreciones. El usuario debe remover y limpiar la prótesis periódicamente una vez sienta la necesidad, pero esto no es necesariamente un requerimiento. Una prótesis debe limpiarse de tal forma que se minimice su posibilidad de infección; esto se logra si se le trata como un lente de contacto rígido, usando las soluciones típicamente empleadas para este propósito. Las sales y las secreciones adheridas a las superficies pueden removerse con agua tibia y una toalla suave.

CUIDADO PSICOLÓGICO

El significado de la enucleación para el paciente, aunque no esté acompañado de la pérdida de la visión, es devastador; por ello es importante darle mucho apoyo emocional y hacerle reconocer las circunstancias que lo rodean para no recibir serios traumas. Se deben contestar y responder las inquietudes formuladas por los miembros de la familia; de ser posible debe incluirse en la conversación a los niños.

El equivocarse al notar que es una prótesis y confundirla con un ojo sano, es un excelente aliciente emocional. La visión es lo que más está en la mente de estas personas, así como el especialista que le provee sus cuidados; por ello una prótesis construida sobre la base de una adaptación inexacta debe descartarse.

INSTRUCCIONES AL PACIENTE

El éxito depende de cómo sea instruido el paciente. El optómetra debe recalcar la necesidad de una perfecta higiene y un correcto método de manipulación para asegurar el uso confortable de la prótesis.

La prótesis debe limpiarse con la solución adecuada y enjuagarse con agua o solución salina. Las superficies deben examinarse cuidadosamente para asegurarse de que no posean materiales extraños adheridos; si ha entrado polvo u otro material extraño a la cavidad y se experimenta irritación y/o aumento de la secreción, se debe retirar la prótesis, lavar y limpiar bien la cavidad con una jeringa a presión y un aplicador de algodón o gasa, aseptizar la prótesis y volver a colocarla. Es importante resaltar la necesidad de los controles al paciente.

INSERCIÓN

Es importante identificar las prótesis y la posición correcta para evitar molestias posteriores.

La prótesis se toma entre el pulgar y el dedo medio sosteniéndola con el índice; la otra mano se pasa por encima de la cabeza para llevar arriba el párpado superior; la prótesis se coloca debajo del párpado; soltando éste se empuja suavemente la prótesis bajando al mismo tiempo el párpado inferior; luego se observará el movimiento y centraje de la prótesis.

REMOCIÓN

Con una mano, levantar el párpado superior; con la otra mano y dedo índice y medio, bajar el párpado inferior lo más que se pueda buscando el borde inferior de la prótesis; de esta forma y ejerciendo una leve presión superior, la prótesis será removida de la cavidad.

CONTROLES

Estos se sugieren cada seis u ocho meses. Las necesidades de los pacientes pediátricos aumentan el número de visitas al optómetra.

Debemos hacer una evaluación visual cuidadosa y una documentación completa de la órbita y profundidad de su fornix, al igual que del tipo de cirugía e implante y la posición dentro de la cavidad en cada visita, para controlar así la extrusión de éste.

Evaluar igualmente la motilidad y las diferencias anatómicas para corregirlas de ser posible e identificar tejidos cicatrizales, adhesiones y otras características inusuales que perturben el normal funcionamiento de la prótesis. Lo último pero no menos importante es resaltar la necesidad del uso de unos anteojos de protección.

Para que la adaptación de una prótesis ocular funcione adecuadamente es necesario que todo el proceso previo esté encaminado al éxito funcional, estético, fisiológico y psicológico del paciente. Es por demás interesante consultar sobre un tema tan poco abordado en nuestro medio, en los trabajos de tesis de prótesis ocular que se hallan en nuestra Facultad.

.

Leer 716 veces

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el Código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

Member Login